terça-feira, fevereiro 05, 2008

Poesia - Prática do Real Ser

Descrito pelos sábios, onde ressaltam que a verdade falada já não é mais verdade e sim forma no mundo. A verdade, algo indescrítivel, por eles lançada em verbo para que alguns, como almejam -isto mostram- sigam além da palavra falada. Ultrapassando à realidade sensível alterada das formas.

O Ser vai ao Nada.
O Ser não busca Nada.
Encontrando o que dentro há:
O Nada.

A criatura, o Ser.
Em fusão: completo Real Ser.

4 comentários:

cetica disse...

Não entendi. hehehe

É uma afirmação sobre o sentido do ser? Que não tem sentido ''a priori''?

Beijo!

João Domínio disse...

Os bons sábios mostram que a criatura em si vive em ilusão, o Ser dela, ao contrário tem a verdade e é a verdade. Aludem ao Nada como sendo o estado de vazio quanto à toda ilusão ou criação, condicionação que a criatura tem e que, por vez, o Ser não tem. Sendo desta forma o Ser é verdade e aponta-se que nós somos parte do Ser sem consciência do que é o Ser.
Desta forma, adormecidos não se tem noção da realidade pois se vive e pensa que as ilusões, os sentidos lançados sobre o mundo das formas e as atribuições que se dão a estas formas, que acabam por separar a criatura do Ser, são a realidade. Até é realidade, porém à forma como se a sente distorce e diminui a vida e a forma como se veria coerentemente esta. O Ser que então é o vazio do ponto de vista deste mundo e que tem conteúdo livre (assim sendo Oniciente) se comparado com o homem comum que vive pelo que o ilude é Real e sendo Real tem sentido verdadeiro. O sentido dele É a Realidade, porém não a dos simples sentidos condicionados.

É o que apontam os bons.

Abraço fraterno,

João.

João Domínio disse...

"O Ser é a razão do próprio Ser."

Anônimo disse...

Desde el diluvio está oxidada la llave que abre nuestra naturaleza interior. La
clave es estar despierto, estar despierto lo es todo. De nada está más convencido el hombre
que de estar despierto. Pero en realidad se halla preso en una red de ensueños que él mismo
ha tejido. Cuanto más apretada esté la red, más sólido será el reino del sueño. Los que se
enredan en ella duermen, andan por la vida como manadas hacia el matadero, apáticos,
indiferentes, sin pensar.
»Los soñadores de entre ellos no ven sino a través de las mallas un mundo
enrejado, no ven sino porciones engañosas, no saben que se trata de fragmentos
desprovistos de sentido de un todo gigantesco, y guían su conducta por ellos. Tales
soñadores no son los poetas ni las personas fantásticas, como podrías creer. Son los
hacendosos, los laboriosos, los incansables de este mundo, los roídos por la rabia de actuar.
Se parecen a feos escarabajos afanándose por escalar un tubo liso, escalarlo y volverse a caer
una vez arriba.
»Se imaginan que están despiertos, pero lo que creen vivir no es en realidad más
que un sueño predeterminado hasta en el menor detalle y en el que la voluntad no tiene
ninguna influencia. Ha habido y hay algunas personas conscientes de que sueñan, son
pioneros aproximándose al baluarte. Detrás de ellos se esconde un Yo eternamente
despierto, videntes como Goethe, Schopenhauer y Kant, pero carecían de las armas
imprescindibles para tomar al asalto la fortaleza y su llamada a la lucha no despertó a los
dormidos.
»Estar despierto lo es todo.
»El primer paso es tan sencillo que está al alcance de cualquier niño. El que no
sabe cómo se anda no quiere renunciar a las muletas heredadas de sus antepasados. Estar
despierto lo es todo.
»Está despierto en todo lo que hagas. No creas que ya lo estás. No, estás
durmiendo y soñando.
»Junta todas tus fuerzas y, durante un momento, oblígate a sentir cómo recorre
tu cuerpo esta sensación: ¡ahora estoy despierto!. Si consigues experimentar esa sensación
reconocerás inmediatamente que tu anterior estado era como el de un sonámbulo, como el
de un drogado.
»Es el primer paso todavía vacilante de un largo, largo viaje desde la servidumbre
hacia la omnipotencia. Avanza así, de despertar en despertar.
»No hay un sólo pensamiento torturador que no pueda vencerse de esta manera.
Lo dejas en el camino y ya no podrá alcanzarte, te elevarás sobre él como la copa del árbol se
eleva por encima de las ramas secas.
»Una vez que hayas logrado extender el estado de vigilia a tu cuerpo, los dolores
cesarán por sí mismos como hojas marchitas. Los baños por inmersión en agua helada de los
judíos y los brahmanes, las vigilias nocturnas de los discípulos budistas y los ascetas
cristianos, los suplicios a que se someten los faquires de la India, no son más que ritos
externos petrificados, vestigios de un esfuerzo prehistórico por despertar y permanecer
despierto. Lee los libros sagrados de todos los pueblos de la Tierra. La enseñanza secreta
acerca del estado de vigilia los recorre en su totalidad como un hilo rojo. Es la escalera del
cielo de Jacob, que luchó durante toda la noche con el ángel del Señor, hasta que el "día" le
trajo la victoria. Debes subir de escalón en escalón, de luz en luz, si deseas vencer a la
muerte; las armas de la muerte son el sueño y el aturdimiento.

trecho tomado deste livro: http://www.4shared.com/document/ZJ5TIS_d/Gustav_Meyrink_El_Rostro_Verde.html